Mi historia

Como le ocurre a cualquier persona, los años y las experiencias vividas a lo largo de ellos marcarán el devenir de uno y en mi caso no ha sido una excepción.

Las cosas ocurren porque han de ocurrir. Ya sea para bien o para mal todos tenemos vivencias que nos han ido moldeando

Los inicios

Desde que tengo uso de razón, siempre he querido dedicarme al periodismo y la comunicación y he dirigido todos mis estudios y tiempo a conseguir dicha meta. Creo que uno de mis primeros logros profesionales fue poder hacer una tertulia en formato radio, sustrayendo la grabadora de mi padre, con tertulianos de alto caché como Mr. potato, Conan, los caballeros del zodiaco o He-man, entre otros… Todos ellos debatiendo, sobre cómo defender el mundo ante los ataques externos, en ese pequeño estudio radiofónico que era la mesa de mi habitación.

Y es que, desde bien pequeño, el comunicar al mundo lo que ocurría a su alrededor me parecía algo fascinante, por lo que antes de acabar el colegio ya comencé a ir a una pequeña emisora local “Radio Luz Valencia” a conocer cómo se hacía los programas de radio. Allí me dieron la oportunidad de aprender a llevar el control técnico del programa de deportes que dirigía don Antonio Conejero, todo un grande en la historia del periodismo deportivo valenciano. Poco a poco, se me quedaba pequeño el control técnico y pedí participar en aquellas tertulias sobre fútbol. Dicho y hecho, con apenas 17 años ahí estaba yo dando mi opinión sobre partidos de fútbol y entrevistando a aquellos jugadores que apenas unos años atrás ocupaban en forma de posters las paredes de mi habitación.

Esta experiencia me corroboró mi afán periodístico y gracias a la ayuda de mis padres comencé la carrera de periodismo en el CEU San Pablo.

La carrera de periodismo; la base de lo que soy

Muchas personas opinan que la mejor época de sus vidas han sido aquellos años de estudio en la facultad; yo creo que la mejor época de nuestras vidas ha de ser la que vivimos en la actualidad. Aunque la época de la universidad es, sin duda, una de la épocas más felices y fructíferas que recuerde.

Noches sin dormir, exámenes, clases, prácticas, amigos de profesión, amigos de por vida, risas, lloros, juergas y estudio son algunas cosas que siempre recordaré de una época que marcó el devenir de lo que soy ahora.

En plena carrera, se abria ante mí un nuevo universo de posibilidades laborales. Gracias a mi trabajo en el programa deportivo de Radio Luz me invitaron a colaborar en un proyecto nuevo; la creación del diario deportivo gratuito Actualidad Deportiva del grupo MPG. Durante 6 meses (que es lo que duró el periódico) realicé tareas de redacción, opinión y corredianción de áreas como fútbol, motor y Levante U.D, otra de mis pasiones. Una lástima que el proyecto no pudiera continuar, pero gracias a él conocí buenos amigos y adquirí una gran experiencia que me acompañaría el resto de mi carrera periodística.

La vida del periodista

Las prácticas formativas que ofrecía la universidad fueron todo un mundo para mí. Creo que hice todas las prácticas que me dejaban hacer. Yo defiendo que la práctica de la profesión periodística es igual de impootante que la teoría; para mí no puede haber un profesional sin experiencia, al igual que tampoco debería darse un periodista sin formación teórica.  Por ello estuve trabajando en el periódico Las Provincias, en su sección de deportes donde aprendí cómo se trabaja en un gran medio de comunicación escrita. Pasé medio año en el turno de fin de semana de la radio autonómica Radio 9 en la sección de informativos, cubriendo un sin fin de temas varios y donde pude comparar el funcionamiento técnico y humano de ese gran ente radiofónico con la pequeña emisora donde yo empecé todo. Otros medios como el diario Valencia Hui o la emisora de radio nacional Onda Cero fueron otros de mis destinos laborales hasta que llegué a Libertad Digital Televisión, donde estuve 2 años de mi vida pasando por distintos puestos de trabajo hasta que finalmente la dirección nacional de la empresa decidió cerrar la delegación de Valencia. Un duro palo que hizo que replantease mi carrera en el inicio de la crisis económica.

Renovarse o morir

Es un dicho, pero en mi caso fue así. Tras el cierre de la cadena, tuve que abrirme nuevas puertas. Realicé un curso de edición de video y gracias a ello empecé a trabajar de operador de cámara y editor en la productora MementoNET. Como a mí siempre me han gustado las nuevas tecnologías y toquetear aparatos me encantó ese trabajo y aprendí muchísimo, consiguiendo así un complemento perfecto para mi carrera de periodista.

Como el mundo es un pañuelo, una compañera de trabajo me ofreció la posibilidad de hacer una sustitución de una semana para la productora Worldfilms, realizando tareas de periodista en el turno de noche de los informativos de Canal 9. Esta experiencia iba a convertirse en mi último trabajo para un medio de comunicación; aunque nunca se sabe.

La sustitución de una semana se amplió hasta el cierre de la empresa; otra más que me impedía continuar con mi sueño de dedicarme al periodismo.

Con todo en mi contra aposté por adentrarme en el mundo empresarial gracias a la consultora Confinem que me abrió las puertas para dirigir la comunicación en su organización, algo que acepté pese a no tener experiencia alguna.

Del periodista al director de comunicación

Casi tres años estuve trabajando para la consultora, tres años donde además fui formándome en el campo de la comunicación empresarial mediante el máster en Dirección de Comunicación y Nuevas Tecnologías de la Fundación Coso y la Universidad Complutense de Madrid.

Gracias a mi horario pude compaginar mi trabajo como director de comunicación con otros como el de community manager y gestor de contenidos de Muchosol o el de responsable de comunicación de la ONG Novafeina. Trabajos que sumaban experiencia y nuevas visiones de empresa a mi currículum, el cual se iba convirtiendo en lo que yo quería; ser un profesional de la comunicación multifunción; es decir, poder desempeñar yo sólo cualquier área de la comunicación; para ello sólo me faltaba saber de marketing.

Periodismo, audiovisual, comunicación empresarial y marketing. Todo en uno.

La punta del iceberg era tener formación y experiencia en el sector del marketing, por lo que decidí apuntarme al máster de marketing e investigación de mercados de la Universidad de Valencia. Cursando dicho máster creé mi primera página web donde ofrecía mis servicios y gracias a la cual conseguí mis primeros clientes como freelance de comunicación; lamentablemente realizando trabajos sueltos y no continuados en el tiempo.

Por suerte, entré a trabajar en la empresa Tortugas Hispánicas, perteneciente a Mercalia Global Market y ahí volvió a dar un giro mi carrera profesional.

Terminé con éxito y buena nota el máster; me oficialicé como freelance autónomo y busqué a los profesionales que hoy en día forman mi equipo de trabajo freelance para dedicarme única y exclusivamente a ofrecer mis servicios de marketing y comunicación a aquellas empresas que lo necesiten. A día de hoy, sigo con esa idea y con el tiempo van creciendo las empresas que confían su marketing y comunicación en mí y mi equipo.

Y es que, como he dicho al principio, las cosas ocurren porque han de ocurrir, únicamente hemos de ser capaces de sacar el máximo partido de ellas.

Comentarios cerrados.